CALATAYUD

El conjunto defensivo urbano de Calatayud, con sus más de once siglos de existencia es el más antiguo que se conserva de los construidos por los árabes en la Península, y también uno de los más antiguos del mundo islámico. Su nombre no ofrece lugar a dudas sobre su origen: Qal´at Ayyub que en árabe significa castillo o fortaleza de Ayyub. Según el obispo Jiménez de Rada, del siglo XIII, sería fundada por el emir Ayyub ben Habib al-Hajmi, tercer emir de Al-Andalus, en el año 716, habiéndose mantenido este nombre hasta hoy sin apenas alteraciones. Con gran probabilidad, este primer núcleo originario, del siglo VIII, fuese lo que hoy se conoce como castillo de Doña Martina. El primero en mencionar Calatayud es Al-Udri, historiadora del siglo XI, quien cuenta que en el año 862 el emir de Córdoba, Mamad I ordena ampliar las fortificaciones de Calatayud para hacer frente a la rebeldía de los musulmanes de Zaragoza, los Banu Casi. Esta ampliación con el consiguiente aumento de población convertiría la “qal´a” en “medina” o ciudad. Como “Madinat Qal´at Ayyub” la menciona El Edrisi, en siglo XII. Durante el emirato y califato de Córdoba, Calatayud formaba parte de la Marca Superior, con capital en Zaragoza, siendo a su vez cabeza de un importante distrito. Tras la desmembración del califato en 1031, Calatayud en una de las principales ciudades del reino “taifa” de Zaragoza. Fue una época de prosperidad económica y especialmente de desarrollo cultural. Calatayud llegó a acuñar moneda propia, y probablemente la ciudad se habría expandido por esas fechas. En 1120, Alfonso I de Aragón, tras haber conquistado Zaragoza dos años antes, pone sitio a Calatayud. Terminan entonces cuatro siglos de dominio islámico, pero la presencia musulmana se prolongaría cinco siglos más. Este conjunto fortificado es uno de los más complejos, a la vez que el más antiguo conservado en Al-Ándalus. Para tener una visión general del Conjunto Fortificado, se puede acceder en automóvil al Castillo Mayor, desde donde hay una buena panorámica de él y de la ciudad.